Combinación Ciclismo y Campo

El Sistema Andino con sus diversidad topográfica y climática nos ofrece un potencial de luchadores natos, que hijos de campesinos crecen sembrando la tierra, arriando bestias, cargando maleta y en algunos afortunados casos llega el mejor invento de la humanidad, la bicicleta, que sirve para ir al pueblo a pasear o hacer mandados, configurando así el cuerpo, la mente y el corazón de un CICLISTA.

Si este potencial se canaliza mediante proyectos y políticas públicas, tendremos una escuela que promueva el uso de la bicicleta como medio de transporte, y la huerta escolar, comunitaria y familiar, como manera de garantizar comida para ciclistas, en una campiña que produzca sus propios alimentos.

Jóvenes de América, a sembrar y a pedalear.  Bicicleta, paisaje y buen provecho.IMG_3242

Anuncios

Mi hijo y yo hemos sembrado en la huerta unos melones con el ánimo de cosecharlos un día y comerlos después de alguna ruta ciclística.  Con las aguas de abril será melón.OLYMPUS DIGITAL CAMERA